Inflación: los supermercados afirman que recibieron listas con subas de precios del 5%

En las góndolas hay una nueva onda verde. El salto que pegó la cotización del dólar en las últimas semanas empezó a reflejarse en las nuevas listas de precios que reciben los supermercados. En los últimos diez días, las principales cadenas de supermercados están recibiendo listas de sus proveedores con aumentos que, reconocen, terminarán trasladando a los precios de venta al público.

Las subas en las listas de precios que comenzaron a llegar la semana pasada y que se multiplicaron en las últimas 48 horas incluyen, en promedio, subas del 5%, aunque en algunas líneas de productos muy puntuales los incrementos llegan al 15%. "Las marcas líderes, que son siempre las primeras en reaccionar, están mandando las nuevas listas de precios con subas en promedio del 5 o 6%", reconocieron en una cadena de supermercados. "Prácticamente todos los proveedores aumentaron en los últimos 30 días", se sinceró el número uno de otra cadena de las más grandes.

Aceites y artículos de limpieza, en ambos casos con un incremento promedio del 8%, lideran los aumentos, según denuncian los supermercados, mientras que en lácteos las subas fueron un poco menores (en promedio rondan el 5%), aunque se trata de una categoría que ya venía siendo muy golpeada por la inflación a partir de la crisis que enfrenta la compañía SanCor, que provocó un faltante de productos en las góndolas.

Las grandes cadenas además alertan que en otros rubros sensibles al presupuesto familiar, como pastas, café y vinos, los aumentos también empezaron a multiplicarse en los últimos días acordes con la escalada del dólar. "Está claro que algunas subas se justifican porque hay insumos que están claramente dolarizados, como el PET para los envases, la chapa o el tetrabrik del vino, aunque en otros casos son más difíciles de entender", señalaron en un supermercado.

"El dólar puede ser la excusa, pero se sabe que muchas veces cuando las empresas no llegan a algunos objetivos de venta suben precios y al menos la facturación les da. Porque no creo que hayan tenido todos sus productos costeados a 17 o 18 dólares", explicaron en una cadena mayorista que también comenzó a recibir las nuevas listas de precios.

Según los supermercados consultados por LA NACION, hay aumentos que ya llegaron a las góndolas, mientras que en otros casos las listas de precios ya fueron informadas, pero las subas empezarán a hacerse sentir el próximo fin de semana.

Las nuevas listas de precios llegan en un momento muy duro para el consumo en general y para las cadenas de supermercados en particular. Si bien los últimos datos muestran una desaceleración en la venta de productos de la canasta básica -según Nielsen, en el bimestre mayo/junio la demanda de alimentos, bebidas, limpieza y tocador bajó un 2,3% contra el promedio del 7% al que venía cayendo-, la tan esperada reactivación del consumo sigue sin aparecer.

Las más golpeadas por la recesión continúan siendo las grandes cadenas de supermercados, con bajas que en promedio rondan el 8% en unidades, lo que da cuenta de un éxodo de parte de los clientes, que optan por otras propuestas comerciales, como los autoservicios mayoristas.

La nueva ola de incrementos además complicará la estrategia oficial para contener la inflación. Después de la buena noticia de junio -cuando el Indec había informado un alza del 1,2%, lo que implicaba una marcada desaceleración en el costo de vida-, en julio volvieron las malas noticias. Si bien recién mañana se conocerá el índice oficial, las mediciones privadas ya dan cuenta de una aceleración de los precios y en promedio las consultoras sostienen que en el mes que acaba de terminar la inflación se ubicó en 2,1%.

Según el informe del IPC Congreso -que se elabora a partir de los datos aportados por las consultoras privadas-, los principales rubros que impactaron en la medición de precios del mes pasado fueron salud, por el incremento en las prepagas; transporte y comunicaciones, afectado por las subas en los combustibles y los taxis; los servicios, por el alza en los cigarrillos, y esparcimiento. En esta lista de rubros afectados por la inflación ahora habrá que incluir los alimentos y las bebidas.