¿Cómo cuidar los labios agrietados?

La piel de los labios es más delicada que la del rostro, ya que carece de glándulas sebáceas y pigmentos de melanina. Así pues, están menos equipados para defenderse contra agresiones exteriores. "Los labios no tienen una barrera protectora natural, están desprovistos de esa película hidrolipídica y por eso son más frágiles”, explica Michel de Sarrieu, director científico de Fleurance Nature, marca de cosmética natural. Y en invierno, con el frío, el viento y el aire de la calefacción, se vuelven ásperos. “El frío y el aire seco hacen que la piel se reseque”, continúa nuestro experto. El resultado es previsible: aparecen pequeñas fisuras, más o menos profundas, acompañadas de piel muerta muy poco favorecedora. De ahí la importancia de mimarlos todavía más durante el invierno, para evitar que se irriten o se agrieten. ¿La rutina perfecta? Reparación e hidratación.  

¿Cómo curar los labios agrietados?

Lo primero que debes saber es que para evitar que los labios se vuelvan frágiles, nunca debes dejar que se sequen. Así pues, es necesario tener siempre a mano un bálsamo hidratante para hidratarlos cuando sea necesario y así limitar la pérdida hídrica. El bálsamo deja una fina película protectora sobre los labios que limitará la evaporación y facilitará una mejor hidratación.

¿Utilizar un exfoliante sobre los labios agrietados? Michel de Sarrieu lo desaconseja: “nunca sobre unos labios agrietados. Pero una vez estén curados, sin lugar a dudas”. Exfoliar los labios secos sirve para retirar la superficie de células muertas. Así, la eficacia del bálsamo será mayor. Los labios deben exfoliarse una vez al día con tratamientos suaves (con el goloso azúcar exfoliante de Lush, por ejemplo) y deben masajearse con gestos muy ligeros.

Para un resultado reparador e hidratante, es preferible utilizar barras de labios“todoterreno” que tratan nuestros labios a todos los niveles. Son productos extremadamente nutritivos a base de aceites vegetales.    

Por último, si eres amante del esquí, hazte con un producto más resistente: en condiciones extremas, ¡cuidados extremos! Así como en verano no sales de casa sin protección solar, en invierno, siempre que quieras practicar un deporte de montaña, debes utilizar una barra de labios pensada para este tipo de actividades. Escoge un producto con un alto índice de protección solar, ya que los labios no tienen melanina, un pigmento que nos protege de los rayos UVA. 

¿Un truco natural? Aplicar un poquito de miel sobre los labios y esperar unos minutos para conseguir una acción hidratante.

Normas a seguir cuando tenemos los labios agrietados

• No nos cansaremos de repetirlo, humedecerse los labios cada dos por tres no los hidrata, de hecho “la saliva reseca la piel”, recuerda Michel de Sarrieu.

• “Así como no aplicamos un exfoliante sobre labios agrietados, tampoco arrancamos la piel muerta”, añade nuestro experto. ¿El riesgo? Dejar los labios en carne viva, lo cual resulta muy doloroso.

• Si utilizas casi a diario una barra de labios oscura y de larga duración, opta por fórmulas hidratantes.

• En caso de usar un bálsamo en bote, recuerda lavarte las manos antes de tocar el bálsamo con el dedo.

• El cigarrillo también es un enemigo de los labios bonitos, ya que los seca.

¿Cómo escoger el bálsamo labial?

La mantequilla de cacao, el karité, la cera de abeja, el aceite de oliva o la miel contienen activos ricos grasos que repararán e hidratarán los labios secos y agrietados. Michel de Sarrieu insiste en las “propiedades nutritivas, hidratantes, calmantes y reparadoras de ingredientes tales como la miel, la jalea real, el aceite de argán o incluso la cera de abeja”. Sobra decir que son ingredientes cien por cien naturales. “La cera también puede ser uno de los ingredientes que componen los bálsamos labiales, ya que tiene un efecto calmante además de vitamina E natural, reconocida por su acción antioxidante”. Si tienes los labios agrietados, deberías escoger un bálsamo que contenga como mínimo uno (o varios) de estos ingredientes.

Y nunca olvides que los labios no solo se secan y deshidratan en invierno. Si bien es cierto que esta época del año es propicia para este tipo de problemas, lo cierto es que para evitar sequedad es preferible cuidarlos durante todo el año.

Agradecimientos: Michel de Sarrieu, Director científico de Fleurance Nature.