La familia, base de la educación y cultura de un país

-Las nuevas generaciones de jóvenes deben sentirse orgullosos de su pasado histórico y cultural, como es el caso del día de la Hispanidad y de otras fechas importantes, que fortalecen la identidad de nuestra nación como mexicanos.

En la actualidad las nuevas generaciones de jóvenes deben sentirse orgullosos de su pasado histórico y cultural, como es el caso del día de la Hispanidad y de otras fechas importantes que fortalecen la identidad de nuestra nación como mexicanos.

La familia es el primer ámbito educativo de la sociedad, y desde la propia educación básica, media superior y superior, los diferentes organismos culturales y museos, así como los medios de comunicación y las redes sociales, abonan en el fortalecimiento de la educación de una nación, señaló David Sánchez Sánchez, Director de la Licenciatura en Humanidades y Gestión Cultural y de la Maestría en Estudios Históricos de la UPAEP.

Dijo que en los tiempos actuales podrá polarizarse la sociedad, algunos intentarán dividirla, e incluso confrontarla, pero la ciencia es clara y la verdad siempre aflora antes o después, por lo tanto, es importante seguir luchando por el 12 de octubre y por otras fechas emblemáticas que están registradas en los calendarios de todas las naciones para rememorar esa fraternidad de una historia compartida “y en donde la batalla o la guerra no la vamos a perder nunca”.

“Desde las familias y hasta el máximo dirigente internacional, vamos a conseguir juntos, situar a México, a España e Iberoamérica en el lugar que dignamente siempre se ha merecido. Y es conformar una de las grandes civilizaciones conjuntas y mestizas que han existido hasta la fecha en la historia de la humanidad”, expresó David Sánchez.

Los universitarios de cualquier disciplina del conocimiento como ingenierías, medicina, negocios, biología, entre otras, no pueden ser ajenos para conocer los orígenes e historia de su país, porque la historia no es memorizar fechas, es reflexionar desde el presente sobre el pasado y la importancia que tiene en la actualidad y de cómo todos estos acontecimientos, abonan en el caso de Iberoamérica a temas como la democracia, a los avances en las civilizaciones existentes, y recordar que seremos países más democráticos en cuanto más conozcamos de nuestra historia, de cómo se constituyó nuestra nación y daremos paso a una historia auténtica, certera, científica, empática y didáctica, asentó el académico.

Comentó que se puede observar en la realidad actual e incluso en algunos países de Iberoamérica, cómo en las últimas décadas han pretendido poner ciertas “trabas” a esta conmemoración, aludiendo a conceptos como “la resistencia indígena”, “el momento de la opresión” y “los genocidios”, en donde países como Venezuela y Bolivia, entre otros, han defendido esa línea hasta la fecha, incluso modificando esta conmemoración, festejo o recordatorio, cambiándola por un concepto como el de ser un día de maldad y negatividad en donde perecimos todos o fue una hecatombe.

Mientras que otros países como Perú, Chile, Argentina y otros más, siguen defendiendo el término incluso actualizado de “encuentro de dos mundos”, más que descubrimiento, refirió Sánchez.

Dijo que en el caso de México, la festividad del 12 de octubre está muy clara, “en la Ley Federal, establece que este día tiene que ser el aniversario del Descubrimiento de América y el festejo de esa Hispanidad”, y, si consideramos a todas las naciones en su conjunto que tienen presente esta fecha, bajo el vínculo de la hispanidad, representan alrededor de 800 millones de personas que no tienen que caer en los falsos indigenismos y en los falsos eurocentrismos, ya que estas dos líneas totalmente antagónicas están creciendo por su confrontación, sin encontrar la reflexión y el punto de unión, bajo un respeto mutuo.

Asimismo, compartió la importancia que han tenido iniciativas como la “Ruta Quetzal” que por cerca de cuatro décadas involucró a académicos, investigadores y estudiantes, para promover la cultura entre la mezcla educativa en valores y la aventura que representa el hacer recorridos por los países que forman parte de Iberoamérica, con el apoyo de organismo internacionales como la UNESCO, organismos de la Unión Europea y de España, principalmente.

Por último, habló del proyecto “Expedición Águila UPAEP”, expedición hermana y heredera de la Ruta Quetzal, que se conformó antes de la pandemia de salud y que se tuvo que paralizar por dicha contingencia. Mediante la cual, se busca promover este tipo de expediciones, conmemorando este tipo de fechas con profesores, investigadores y estudiantes de diferentes nacionalidades que tengan el ímpetu por conocer más sobre la historia de su país y del mundo, con experiencias significativas que puedan sembrar en los jóvenes, en los líderes un presente con miras a un futuro mejor en ese entendimiento de la integración Iberoamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *